Ir al contenido principal

Aviso a lexneteantes


La semana pasada sufrí uno de los mayores temores que puede tener un procurador y fue el no poder acceder a Lexnet para descargarme las notificaciones del día.

La tarde anterior, al apagar el ordenador, el equipo me indicó que se estaban instalando actualizaciones de Windows, nada menos. Este es un temor compartido por muchos ¿verdad?. Pero al encender el PC funcionaba a la perfección. El problema surgió al notificarme; el "caracol diabólico"; como se conoce a la espiral que no para de dar vueltas para acceder a Lexnet; no paraba de girar y un mensaje me indicaba que no tenía la versión de Java adecuada.

Trasteando descubrí que se había actualizado el Java e Internet Explorer a la versión 11. (1º consejo: quitar la opción de actualización automática de I. Explorer).

La primera solución que se me ocurrió fue buscar la anterior versión de Java, la 1.6, luego supe que había varias 1.6, e instalarla, pero me fue imposible encontrarla, Oracle ha dejado de dar servicio técnico sobre esta versión. Consultando en la página de InfoLexnet y siguiendo sus indicaciones me descargué la versión que recomiendan, pero aún así me seguía sin funcionar.

La segunda solución fue restaurar el sistema a como estaba antes de las actualizaciones, nada, que no lograba entrar en Lexnet, la tarde seguía avanzando y mis conocimientos de informática agotándose. No tuve más remedio que rendirme y llamar a "mi informático de confianza" que restauró I. Explorer 10, borró todas las configuraciones personalizadas y lo configuró desde cero para poder acceder a Lexnet. (2º consejo de este post, tener un segundo ordenador preparado para poder descargarte las notificaciones, yo lo tenía, pero cuando fui a echar mano de él tampoco funcionaba. Ley de Murphy).

No os quiero ni contar la "panzá" del día siguiente para ponerme al día en las notificaciones y que no se vean perjudicados con los plazos abogados ni clientes.

Una más de este sistema de notificaciones, que tantos premios y reconocimientos ha recibido a nivel internacional, pero que, como usuario, le doy un suspenso en cuanto a fiabilidad, compatibilidad de sistemas y velocidad de acceso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño o gran despacho, David o Goliat

Hemos sido emprendedores, valientes, arriesgados, innovamos en lo que hacemos y una vez que hemos puesto en marcha nuestro proyecto de negocio, empresa o despacho nos planteamos:
¿Hasta dónde queremos llegar?. ¿Queremos ser un gran o pequeño despacho?.
Centrándonos en las profesiones jurídicas, decir que cualquiera de las dos opciones son perfectamente satisfactorias, profesionalmente hablando. Todo dependerá de la ambición que tengamos a la hora de desarrollar nuestro despacho, de los sacrificios personales, familiares y temporales que estemos dispuestos a correr.
Cada una de las posibilidades tiene sus pros y sus contras que modestamente voy a intentar analizar. Como procurador, colaboro tanto con grandes como con pequeños bufetes y despachos de abogados y procuradores.
Los grandes bufetes o despachos, por lo general, tienen clientes de gran volumen de facturación y un status similar a ellos. Abarcan, gracias a su estructura organizativa un mayor territorio y consiguen un mayor volu…

Con confianza pero, guarda las formas

En la relación entre Juzgado y Procurador es conveniente y aconsejable una cierta confianza y con el trato y el tiempo se consigue un grado de amistad o relación cordial entre el personal del Juzgado y el Procurador, fruto de la relación diaria entre ellos.

A las buenas o a las malas tenemos que colaborar para sacar el procedimiento judicial adelante.

Con la masificación de la Justicia y la pérdida de la territorialidad parte de esa cordialidad se ha difuminado y hemos pasado a una relación de "somos números para ellos".

Aunque como veréis aún se mantiene el trato entre nosotros pero, eso no nos tiene que hacer perder las formas a la hora de notificar. ;-))