Ir al contenido principal

Se acabaron las vacaciones


Para la Justicia, agosto es un mes inhábil, lo que se traduce en que durante el pasado mes no ha habido señalamientos, ni notificaciones en los procedimientos ordinarios y en que no se han celebrado ningún juicio en los Juzgados de lo Penal, ni en las Audiencias Provinciales.
Aunque esto no significa que el Palacio de Justicia haya cerrado sus puertas, lo cierto es que la mayor parte de los procuradores, jueces, fiscales, abogados y funcionarios se encontraban de vacaciones y ayer tuvieron que abandonar sus lugares de descanso para regresar a sus respectivos puestos.


Procuradores
Donde ayer si se les acumulaba el trabajo era en el Colegio de Procuradores, donde se multiplicaba el número de notificaciones recibidas, como explicaba su presidente Abelardo López Ruiz. «Sólo esta mañana hemos recibido más de 10.500 notificaciones, cuando un día corriente, lo normal es recibir unas 800».
Y es que la mayor parte de los procuradores han descansado en agosto. «En el mes de agosto todos los procuradores cogen vacaciones, excepto que haya algún procedimiento urgentísimo, para el que entonces el juzgado declara hábil el mes de agosto, pero la norma general es que todos los procuradores cojan vacaciones, aunque alguno se le puede fastidiar por tener que hacer alguna gestión. Nuestras vacaciones no paralizan los juzgados, porque van de acuerdo con lo que plantea la Ley, que dice que el mes de agosto es inhábil para la práctica de actuaciones judiciales, aunque con sus excepciones».
En cualquier caso el regreso será duro. «Esta primera semana trabajaremos 14 ó 15 horas diarias».



Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño o gran despacho, David o Goliat

Hemos sido emprendedores, valientes, arriesgados, innovamos en lo que hacemos y una vez que hemos puesto en marcha nuestro proyecto de negocio, empresa o despacho nos planteamos:
¿Hasta dónde queremos llegar?. ¿Queremos ser un gran o pequeño despacho?.
Centrándonos en las profesiones jurídicas, decir que cualquiera de las dos opciones son perfectamente satisfactorias, profesionalmente hablando. Todo dependerá de la ambición que tengamos a la hora de desarrollar nuestro despacho, de los sacrificios personales, familiares y temporales que estemos dispuestos a correr.
Cada una de las posibilidades tiene sus pros y sus contras que modestamente voy a intentar analizar. Como procurador, colaboro tanto con grandes como con pequeños bufetes y despachos de abogados y procuradores.
Los grandes bufetes o despachos, por lo general, tienen clientes de gran volumen de facturación y un status similar a ellos. Abarcan, gracias a su estructura organizativa un mayor territorio y consiguen un mayor volu…

Con confianza pero, guarda las formas

En la relación entre Juzgado y Procurador es conveniente y aconsejable una cierta confianza y con el trato y el tiempo se consigue un grado de amistad o relación cordial entre el personal del Juzgado y el Procurador, fruto de la relación diaria entre ellos.

A las buenas o a las malas tenemos que colaborar para sacar el procedimiento judicial adelante.

Con la masificación de la Justicia y la pérdida de la territorialidad parte de esa cordialidad se ha difuminado y hemos pasado a una relación de "somos números para ellos".

Aunque como veréis aún se mantiene el trato entre nosotros pero, eso no nos tiene que hacer perder las formas a la hora de notificar. ;-))