Ir al contenido principal

Apertura del Curso Judicial 2010-2011


La apertura del año judicial en Castilla-La Mancha, celebrada ayer en Albacete, se convirtió en un auténtico alegato reivindicativo de las necesidades de la justicia castellano-manchega. Y es que la Región se sitúa al a cola del país en cuanto a jueces por habitantes como en cuanto a fiscales por habitante. Así lo desvelaron ayer en sus discursos tanto el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJ-CM), Vicente Rouco, como el fiscal superior de la Comunidad, José Martínez Jiménez, que hicieron especial hincapié en las necesidades de la justicia castellano-manchega.
En ese acto quedó en evidencia que Castilla-La Mancha ocupa el último puesto en cuanto a jueces por cada 100.000 habitantes (apenas 8,3 frente a los 10,3 de la media nacional), y que las cinco provincias castellano-manchegas se encuentran entre las nueve últimas en cuanto a número de fiscales por habitante (Albacete ocupa el puesto 43 con un fiscal por cada 26.499 habitantes, cuando la media nacional se sitúa en 22.352).
Todo ello con un continuo incremento de la litigiosidad durante los últimos ejercicios «cifras que se sostienen durante 2010», admitió el presidente del TSJ. De hecho, se pasó de los 316.334 asuntos ingresados durante el año 2008 a los casi 350.000 de un año más tarde, lo que representa un incremento superior al 10%. Rouco recordó que este aumento fue particularmente elevado en la jurisdicción civil tras pasar de 66.000 a 88.000 asuntos ingresados entre 2008 y 2009, un aumento del 32% y ello pese a que de 2007 a 2008 el número de asuntos ingresados en la jurisdicción civil ya se había incrementado un 33%.


Clica en el título para ver noticia completa.
Fuente: laverdad.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño o gran despacho, David o Goliat

Hemos sido emprendedores, valientes, arriesgados, innovamos en lo que hacemos y una vez que hemos puesto en marcha nuestro proyecto de negocio, empresa o despacho nos planteamos:
¿Hasta dónde queremos llegar?. ¿Queremos ser un gran o pequeño despacho?.
Centrándonos en las profesiones jurídicas, decir que cualquiera de las dos opciones son perfectamente satisfactorias, profesionalmente hablando. Todo dependerá de la ambición que tengamos a la hora de desarrollar nuestro despacho, de los sacrificios personales, familiares y temporales que estemos dispuestos a correr.
Cada una de las posibilidades tiene sus pros y sus contras que modestamente voy a intentar analizar. Como procurador, colaboro tanto con grandes como con pequeños bufetes y despachos de abogados y procuradores.
Los grandes bufetes o despachos, por lo general, tienen clientes de gran volumen de facturación y un status similar a ellos. Abarcan, gracias a su estructura organizativa un mayor territorio y consiguen un mayor volu…

Con confianza pero, guarda las formas

En la relación entre Juzgado y Procurador es conveniente y aconsejable una cierta confianza y con el trato y el tiempo se consigue un grado de amistad o relación cordial entre el personal del Juzgado y el Procurador, fruto de la relación diaria entre ellos.

A las buenas o a las malas tenemos que colaborar para sacar el procedimiento judicial adelante.

Con la masificación de la Justicia y la pérdida de la territorialidad parte de esa cordialidad se ha difuminado y hemos pasado a una relación de "somos números para ellos".

Aunque como veréis aún se mantiene el trato entre nosotros pero, eso no nos tiene que hacer perder las formas a la hora de notificar. ;-))