Búsqueda personalizada

martes, 28 de septiembre de 2010

Apertura del Curso Judicial 2010-2011


La apertura del año judicial en Castilla-La Mancha, celebrada ayer en Albacete, se convirtió en un auténtico alegato reivindicativo de las necesidades de la justicia castellano-manchega. Y es que la Región se sitúa al a cola del país en cuanto a jueces por habitantes como en cuanto a fiscales por habitante. Así lo desvelaron ayer en sus discursos tanto el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJ-CM), Vicente Rouco, como el fiscal superior de la Comunidad, José Martínez Jiménez, que hicieron especial hincapié en las necesidades de la justicia castellano-manchega.
En ese acto quedó en evidencia que Castilla-La Mancha ocupa el último puesto en cuanto a jueces por cada 100.000 habitantes (apenas 8,3 frente a los 10,3 de la media nacional), y que las cinco provincias castellano-manchegas se encuentran entre las nueve últimas en cuanto a número de fiscales por habitante (Albacete ocupa el puesto 43 con un fiscal por cada 26.499 habitantes, cuando la media nacional se sitúa en 22.352).
Todo ello con un continuo incremento de la litigiosidad durante los últimos ejercicios «cifras que se sostienen durante 2010», admitió el presidente del TSJ. De hecho, se pasó de los 316.334 asuntos ingresados durante el año 2008 a los casi 350.000 de un año más tarde, lo que representa un incremento superior al 10%. Rouco recordó que este aumento fue particularmente elevado en la jurisdicción civil tras pasar de 66.000 a 88.000 asuntos ingresados entre 2008 y 2009, un aumento del 32% y ello pese a que de 2007 a 2008 el número de asuntos ingresados en la jurisdicción civil ya se había incrementado un 33%.


Clica en el título para ver noticia completa.
Fuente: laverdad.es

jueves, 2 de septiembre de 2010

Se acabaron las vacaciones


Para la Justicia, agosto es un mes inhábil, lo que se traduce en que durante el pasado mes no ha habido señalamientos, ni notificaciones en los procedimientos ordinarios y en que no se han celebrado ningún juicio en los Juzgados de lo Penal, ni en las Audiencias Provinciales.
Aunque esto no significa que el Palacio de Justicia haya cerrado sus puertas, lo cierto es que la mayor parte de los procuradores, jueces, fiscales, abogados y funcionarios se encontraban de vacaciones y ayer tuvieron que abandonar sus lugares de descanso para regresar a sus respectivos puestos.


Procuradores
Donde ayer si se les acumulaba el trabajo era en el Colegio de Procuradores, donde se multiplicaba el número de notificaciones recibidas, como explicaba su presidente Abelardo López Ruiz. «Sólo esta mañana hemos recibido más de 10.500 notificaciones, cuando un día corriente, lo normal es recibir unas 800».
Y es que la mayor parte de los procuradores han descansado en agosto. «En el mes de agosto todos los procuradores cogen vacaciones, excepto que haya algún procedimiento urgentísimo, para el que entonces el juzgado declara hábil el mes de agosto, pero la norma general es que todos los procuradores cojan vacaciones, aunque alguno se le puede fastidiar por tener que hacer alguna gestión. Nuestras vacaciones no paralizan los juzgados, porque van de acuerdo con lo que plantea la Ley, que dice que el mes de agosto es inhábil para la práctica de actuaciones judiciales, aunque con sus excepciones».
En cualquier caso el regreso será duro. «Esta primera semana trabajaremos 14 ó 15 horas diarias».