Búsqueda personalizada

jueves, 14 de enero de 2010

Se inicia la construcción de la Ciudad de la Justicia de Albacete


Uno de los edificios más emblemáticos de Albacete, el del Giner de los Ríos, tiene los días contados. Tanto que su demolición, que permitirá la construcción de la nueva Ciudad de la Justicia, es inminente y se prevé que los trabajos para tirarlo abajo puedan comenzar este mismo mes. Y es que la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Albacete ya ha dado el visto bueno a la licencia para que la empresa que ha resultado adjudicataria de las obras, 'Rampe S.A.', pueda iniciar los trabajos.
Y para su derribo ya no hay vuelta atrás, como reconoció el gerente territorial de Justicia en Castilla-La Mancha, Luis Miguel Fresneda, que reconoció que la demolición del edificio será total. No se respetará la fachada del edificio como había pedido la asociación de antiguos alumnos 'Salesianos Siempre' que incluso remitió el pasado mes de noviembre un escrito al Ministerio de Justicia pidiendo que se respetaran ciertos elementos arquitectónicos como la fachada o la zona de los jardines.
«Pero eso no es posible», admitió Fresneda que explicó que uno de los requisitos que puso el Ministerio para recibir los terrenos que cedió la Diputación de Albacete era que se pudiera disponer del edificio por completo para que los terrenos cumplieran las exigencias para albergar la nueva Ciudad de la Justicia de Albacete.
Y es que la actual fisonomía del edificio de casi 11.000 metros cuadrados, ubicado en diagonal en un solar de algo más de 34.000 metros cuadrados hacía imposible su conservación «porque no permitiría construir los tres edificios que están previstos». El gerente territorial de Justicia destacó el «escaso valor arquitectónico» de un edificio que se construyó a principios de la década de los cincuenta, aunque destacó el «gran valor moral» que tiene para las numerosas generaciones de estudiantes que han pasado por sus aulas tanto como colegio Salesianos, como sus distintas etapas de Giner de los Ríos.
«Lógicas reivindicaciones»
Fresneda consideró «lógicas» y «legítimas» las reivindicaciones de los antiguos alumnos «o cualquier reivindicación popular», pero descartó que se pudiera conservar cualquier elemento constructivo del edificio, sobre todo teniendo en cuenta que el proyecto para demoler el edificio está ya aprobado y adjudicado.
Pero los antiguos siguen adelante con sus reivindicaciones cargadas de nostalgia, «porque este edificio pertenece al imaginario social de la ciudad», aseguran en el escrito remitido al Ministerio de Justicia, en el que también defienden el valor arquitectónico del edificio, sobre todo «teniendo en cuenta que en Albacete se ha arrasado con todo».
Y es que la Diputación aprobó en 1950 la construcción del edificio para albergar el Internado Benéfico Provincial, aunque no comenzaron hasta dos años más tarde. En 1955 abrió sus puertas como Internado Benéfico Virgen de la Milagrosa, en el que la orden religiosa Hijas de la Caridad atendieron a niños, ancianos y personas con problemas de salud mental hasta 1964. Fue entonces cuando dejaron paso a los Salesianos que se hicieron cargo del edificio como colegio algo que se mantuvo durante 20 años. En 1984 el centro pasó a manos públicas convirtiéndose en Centro de Caracteriales, que albergaba a menores con graves problemas de comportamiento, hasta 1994. Desde ese momento siguió en manos de la Diputación.
No rechazan que se construyan las dependencias judiciales sobre el actual edificio, sino que simplemente reclaman que se conserven aquellos elementos arquitectónicos más emblemáticos y piden explicaciones tanto al Ayuntamiento como a la Diputación por su comportamiento en todo el proceso.
Y es que al margen de los condicionantes técnicos del Ministerio para que los terrenos puedan albergar las nuevas dependencias judiciales en Albacete, el papel de las administraciones local y provincial desde su cierre en junio del 2005 no ha estado exento de polémica.
Ya cuando se anunció el cierre del colegio Giner de los Ríos a principios del 2005 Educación reconoció que una de las alternativas que se barajaba era su derribo, aunque, tras la presión social de aquel momento, posteriormente negaron que existiera esa posibilidad. Incluso, en plena polémica, el Ayuntamiento de Albacete catalogó el edificio como protegido para evitar su derribo, catalogación que levantó apenas tres años después para permitir la demolición de un emblema para centenares de estudiantes albaceteños.
Cambios
Tampoco el papel de la Diputación ha sido menos cambiante. También se sumó a las opiniones contra el derribo e incluso puso condiciones a la Junta (administración a la que estaba previsto que lo cediera) para evitar su demolición. Pero poco a poco la postura de la institución provincial fue cambiando, admitiendo que el derrumbe de parte del edificio para cumplir con las exigencias del Ministerio, pero pidiendo que se conservara la fachada, aunque no lo puso como condición irrenunciable, aunque, como en el caso del Ayuntamiento, tampoco se ha pronunciado sobre el inminente derribo.
Lo que sí se conservará, según explicó Fresneda, será dos tercios del arbolado actual, «en su mayor parte el de las especies más emblemáticas».
Una vez limpio el terreno, albergará tres edificios diferenciados, uno destinado a los órganos unipersonales de la administración de justicia en Albacete, otro para el Archivo Territorial de Justicia y un tercero para el Instituto de Medicina Legal, aunque el proyecto no estará hasta finales de año y las obras no estarán finalizadas hasta el año 2013.


Fuente: La Verdad

No hay comentarios: