Ir al contenido principal

Introducción a la factura electrónica




La facturación electrónica es un equivalente funcional de la factura en papel y consiste en la transmisión de las facturas o documentos análogos entre emisor y receptor por medios electrónicos (ficheros informáticos) y telemáticos (de un ordenador a otro), firmados digitalmente con certificados reconocidos.
El Anteproyecto de Ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información define la factura electrónica como “un documento electrónico que cumple con los requisitos legal y reglamentariamente exigibles a las facturas y que, además, garantiza la autenticidad de su origen y la integridad de su contenido, lo que permite atribuir la factura a su obligado tributario emisor”.
De está definición extendida en todo el mercado, se transmite tres condicionantes para la realización de e-Factura:

  1. Se necesita un formato electrónico de factura de mayor o menor complejidad (EDIFACT, XML, PDF, html, doc, xls, gif, jpeg o txt, entre otros)
  2. Es necesario una transmisión telemática (tiene que partir de un ordenador, y ser recogida por otro ordenador).
  3. Este formato electrónico y transmisión telemática, deben garantizar su integridad y autenticidad a través de una firma electrónica reconocida.

El artículo 3.3 de la Ley 59/2003 de 19 de diciembre define la firma electrónica reconocida como: “la firma electrónica avanzada basada en un certificado reconocido y generada mediante un dispositivo seguro de creación de firma”.
Es decir, se tienen que dar tres condicionantes para que se de la firma electrónica reconocida:

  • Que sea una firma electrónica avanzada.
  • Que esté basada en un certificado reconocido, siendo certificado reconocido aquél que “cumpla los requisitos establecidos en esta Ley en cuanto “a la comprobación de la identidad y demás circunstancias de los solicitantes”.
  • Que sea generada mediante un dispositivo seguro de creación de firma,es decir, aquel que ofrece, al menos, las siguientes garantías:
    -Que los datos utilizados para la generación de firma pueden producirse sólo una vez y asegura razonablemente su secreto.
    -Que existe una seguridad razonable de que los datos utilizados para la generaciónde firma no pueden ser derivados de los de verificación de firma o de la propia firma y de que la firma está protegida contra la falsificación con la tecnología existente encada momento.
    -Que los datos de creación de firma pueden ser protegidos de forma fiable por el firmante contra su utilización por terceros.
    -Que el dispositivo utilizado no altera los datos o el documento que deba firmarse ni impide que éste se muestre al firmante antes del proceso de firma.” (Art. 24.3).

Por último y para que tuviera la facturación electrónica la misma validez legal que una factura en papel, se necesita el consentimiento de ambas partes (emisor y receptor).

Fuente: http://www.facturae.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño o gran despacho, David o Goliat

Hemos sido emprendedores, valientes, arriesgados, innovamos en lo que hacemos y una vez que hemos puesto en marcha nuestro proyecto de negocio, empresa o despacho nos planteamos:
¿Hasta dónde queremos llegar?. ¿Queremos ser un gran o pequeño despacho?.
Centrándonos en las profesiones jurídicas, decir que cualquiera de las dos opciones son perfectamente satisfactorias, profesionalmente hablando. Todo dependerá de la ambición que tengamos a la hora de desarrollar nuestro despacho, de los sacrificios personales, familiares y temporales que estemos dispuestos a correr.
Cada una de las posibilidades tiene sus pros y sus contras que modestamente voy a intentar analizar. Como procurador, colaboro tanto con grandes como con pequeños bufetes y despachos de abogados y procuradores.
Los grandes bufetes o despachos, por lo general, tienen clientes de gran volumen de facturación y un status similar a ellos. Abarcan, gracias a su estructura organizativa un mayor territorio y consiguen un mayor volu…

Con la fotocopiadora a cuestas

Dictado Auto por el Juzgado de 1ª Instancia Nº 1 de Madrid, de fecha 26 de mayo de 2008; por el que se determina que se permite al Procurador que saque fotocopias, de las que no se le ha dado traslado, siempre y cuando lleve al Juzgado una fotocopiadora portátil. Eso sí el Juzgado facilita el acceso a la red eléctrica en la misma sede del Juzgado.

Ver Auto completo facilitado por el C.G.P.E.: http://www.cgpe.es/doc/boletin/boletin16/auto_b16.pdf