Ir al contenido principal

Dimisión del Ministro de Justicia


El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ha presentado su dimisión tras una rueda de prensa de urgencia. Lo hace tras el escándalo de la caza sin licencia en una finca de Andalucía con Garzón. Se siente utilizado por las críticas de la oposición, además de presionado por la opinión pública.

“Lo mejor que puedo hacer es dejar este lugar a otro, con unos objetivos ilusionantes para remodelar la administración de Justicia. Agradezco esta oportunidad al presidente y a mi equipo que me ha apoyado en este proyecto”. Bermejo continuará trabajando en el grupo socialista como diputado, considerando que “nadie es indispensable, ni nadie debe estar amarrado a un puesto si no es para servir”. Bermejo se siente utilizado, por eso “me marcho a otro lado con ilusión”.

La dimisión de Bermejo se produce después del escándalo político que se ha producido por la participación del ministro en una cacería junto al juez Baltasar Garzón, cuando éste estaba instruyendo un sumario sobre presunta corrupción que afecta a miembros del PP. Bermejo tampoco tenía licencia para cazar en la finca de Andalucía donde se desarrolló la cacería. En los últimos días distintos dirigentes socialistas habían mostrado su incomodidad con las actividades privadas del ministro. Hoy mismo Patxi López aseguraba en una entrevista que no le gustaba ni a él ni a ningún socialista la cacería de Bermejo, posición a la que se ha sumado José Bono. Previamente, el ex-ministro Jerónimo Saavedra había pedido la dimisión del titular de Justicia.

Fernández Bermejo, que lleva en el cargo desde 2007, ha sido criticado desde varios ámbitos, sobre todo por el Partido Popular, que ha pedido su dimisión al ir a una partida de caza en Andalucía en la que también estuvo Garzón, que está llevando un caso de presunta corrupción de algunos dirigentes políticos y empresarios vinculados al PP. El ministro también afrontó la semana pasada la primera huelga de jueces de la democracia. Varias asociaciones de jueces y fiscales dijeron que esperaban la noticia, pero que les ha sorprendido la rapidez. "Sorprendentemente ha tenido más impacto público la cacería que lo que es la situación de la administración de justicia", dijo en la cadena SER Miguel Ángel Gimeno, portavoz de Jueces para la Democracia.

Hasta su nombramiento como ministro, este abulense de 51 años desempeñaba el cargo de fiscal jefe de la Sala Tercera del Tribunal Supremo. Con anterioridad había sido durante 11 años fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid, desde julio de 1992 a julio de 2003, fecha en la que fue cesado. Fernández Bermejo ha compaginado su carrera profesional con la docencia en las Facultades de Derecho de la Universidad de Extremadura y de la UNED, así como en el Centro de Estudios Jurídicos.

Francisco Caamaño, su sustituto. Nacido el 8 de enero de 1963 en la villa coruñesa de Cée, Francisco Caamaño se licenció en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela. Desde entonces, su trayectoria profesional ha estado vinculada al Derecho Constitucional, materia de la que fue Profesor Titular en la citada Universidad.

Fuente: Terra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño o gran despacho, David o Goliat

Hemos sido emprendedores, valientes, arriesgados, innovamos en lo que hacemos y una vez que hemos puesto en marcha nuestro proyecto de negocio, empresa o despacho nos planteamos:
¿Hasta dónde queremos llegar?. ¿Queremos ser un gran o pequeño despacho?.
Centrándonos en las profesiones jurídicas, decir que cualquiera de las dos opciones son perfectamente satisfactorias, profesionalmente hablando. Todo dependerá de la ambición que tengamos a la hora de desarrollar nuestro despacho, de los sacrificios personales, familiares y temporales que estemos dispuestos a correr.
Cada una de las posibilidades tiene sus pros y sus contras que modestamente voy a intentar analizar. Como procurador, colaboro tanto con grandes como con pequeños bufetes y despachos de abogados y procuradores.
Los grandes bufetes o despachos, por lo general, tienen clientes de gran volumen de facturación y un status similar a ellos. Abarcan, gracias a su estructura organizativa un mayor territorio y consiguen un mayor volu…

Con confianza pero, guarda las formas

En la relación entre Juzgado y Procurador es conveniente y aconsejable una cierta confianza y con el trato y el tiempo se consigue un grado de amistad o relación cordial entre el personal del Juzgado y el Procurador, fruto de la relación diaria entre ellos.

A las buenas o a las malas tenemos que colaborar para sacar el procedimiento judicial adelante.

Con la masificación de la Justicia y la pérdida de la territorialidad parte de esa cordialidad se ha difuminado y hemos pasado a una relación de "somos números para ellos".

Aunque como veréis aún se mantiene el trato entre nosotros pero, eso no nos tiene que hacer perder las formas a la hora de notificar. ;-))