Ir al contenido principal

Historia del Colegio de Procuradores de Albacete (1ª parte)


La constitución del Colegio de Procuradores de Albacete se debió a dos hechos fundamentales: la creación de la Real Audiencia de Albacete (posterior Audiencia Territorial) mediante decreto de 26 de enero de 1834; y la promulgación de la Ley provisional de Enjuiciamiento Civil de 1870. Se desconoce la fecha exacta de creación del Colegio, pero se ha podido encontrar en el Archivo Histórico Provincial de Albacete, copia de lo que pensamos son los Primeros Estatutos del Colegio de Procuradores de fecha 28 de enero de 1898 y del Expediente para su aprobación por la Audiencia con fecha 10 de noviembre de 1897.
En el año 1955 se deroga los primeros Estatutos y entran en vigor los que han de regir a partir del 8 de octubre de 1955, siendo Decano Don Francisco Sánchez Silva y Secretario Don Federico Poveda.
En el Colegio tenemos copia de esos primeros estatutos en su redacción original, otra en una edición posterior de 1904 y otra en acta manuscrita de 1948 así como alguna de las primeras ediciones, sin fecha, de los mencionados estatutos de 1955.
Como documentación antigua interesante o al menos curiosa, tenemos numerosos escritos de procuradores de los partidos judiciales en los que solicitan en el año 1948 su inscripción en el Colegio con motivo de lo establecido en el “Estatuto General de Procuradores” con el correspondiente certificado de los secretarios de juzgados, varios carnés y fotografías de colegidos de los años cincuenta, una foto en conjunto de casi todo el colectivo en esas fechas y ejemplares de una edición de aranceles de 1911 y unos almanaques judiciales de 1931 y 1935.
De los archivos anteriores a la Guerra Civil no se ha conservado nada en nuestro colegio, fueron destruidos en el transcurso de la Guerra debido a que Albacete fue zona de paso de contingentes y sede de Brigadas Internacionales. Durante la guerra se incautaron el Colegio de Procuradores y el de Abogados.
A partir del año 40 nuestro colegio tiene su sede en la propia Audiencia, en la planta baja del edificio de estilo griego del arquitecto de Albacete Francisco Jareño que en el año 1860 sustituyó al del antiguo convento de San Agustín en el que se había instalado la Audiencia Territorial desde su fundación en el año 1834.
Según el cronista Albaceteño Don Francisco Fuster en su publicación sobre la Audiencia Territorial de Albacete, sus primeros años de historia fueron muy azarosos por la intranquilidad del territorio, constantemente amenazado por las facciones carlistas. Esto hizo que, en determinadas ocasiones, el Tribunal tuviera que establecerse en poblaciones consideradas más seguras (Murcia, Peñas de San Pedro, Cartagena) aunque sin perder nunca su titularidad de Audiencia de Albacete, lo que originó gran pérdida de documentación histórica.
Fuente: Ilustre Colegio de Procuradores de los Tribunales de Albacete

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño o gran despacho, David o Goliat

Hemos sido emprendedores, valientes, arriesgados, innovamos en lo que hacemos y una vez que hemos puesto en marcha nuestro proyecto de negocio, empresa o despacho nos planteamos:
¿Hasta dónde queremos llegar?. ¿Queremos ser un gran o pequeño despacho?.
Centrándonos en las profesiones jurídicas, decir que cualquiera de las dos opciones son perfectamente satisfactorias, profesionalmente hablando. Todo dependerá de la ambición que tengamos a la hora de desarrollar nuestro despacho, de los sacrificios personales, familiares y temporales que estemos dispuestos a correr.
Cada una de las posibilidades tiene sus pros y sus contras que modestamente voy a intentar analizar. Como procurador, colaboro tanto con grandes como con pequeños bufetes y despachos de abogados y procuradores.
Los grandes bufetes o despachos, por lo general, tienen clientes de gran volumen de facturación y un status similar a ellos. Abarcan, gracias a su estructura organizativa un mayor territorio y consiguen un mayor volu…

Con confianza pero, guarda las formas

En la relación entre Juzgado y Procurador es conveniente y aconsejable una cierta confianza y con el trato y el tiempo se consigue un grado de amistad o relación cordial entre el personal del Juzgado y el Procurador, fruto de la relación diaria entre ellos.

A las buenas o a las malas tenemos que colaborar para sacar el procedimiento judicial adelante.

Con la masificación de la Justicia y la pérdida de la territorialidad parte de esa cordialidad se ha difuminado y hemos pasado a una relación de "somos números para ellos".

Aunque como veréis aún se mantiene el trato entre nosotros pero, eso no nos tiene que hacer perder las formas a la hora de notificar. ;-))