Ir al contenido principal

¿Quién es? y funciones del Procurador

El Procurador es un Licenciado en Derecho inscrito en su respectivo Colegio de Procuradores.
La figura del Procurador se encuentra regulada en la Ley Orgánica del Poder Judicial (arts. 543 a 546), en la Ley de Enjuiciamiento Civil (arts. 23 a 34), y por el Estatuto General de los Procuradores de los Tribunales de España, aprobado por Real Decreto 1281/2002, de 05 de diciembre, donde se define a la Procura como una profesión libre, independiente y colegiada que tiene como principal misión la representación técnica de quienes sean parte en cualquier clase de procedimiento.
Entre su funciones están:
Informar al cliente con carácter previo al proceso judicial, del coste aproximado del procedimiento, así como de las consecuencias de ser condenado en costas del mismo.
Agilizar los procesos judiciales: siguen los procedimientos desde la demanda y se ocupan de solucionar buena parte de los obstáculos que podrían retrasar la sentencia.
Responsabilizarse de todos los trámites: recibe y firma los emplazamientos, citaciones, notificaciones, etc.; asiste a todas las diligencias y actos necesarios del pleito. Todo ello en representación y a favor de su cliente.
Transmitir al abogado todas las resoluciones judiciales que firme así como los escritos que presente e igualmente comunicar al cliente las resoluciones judiciales más importantes y los escritos que presente en su nombre.
Pagar los gastos, que genere el procedimiento, administrando la provisión de fondos, excepto la minuta del abogado y peritos.
Colaborar con los órganos jurisdiccionales en la Administración de Justicia.
Defender con profesionalidad los intereses de sus representados, guardando secreto profesional de la información que éstos les revelen.
Ofrecer al cliente información objetiva y veraz sobre el desarrollo del proceso judicial.
Satisfacer todo tipo de pagos que se generen en el proceso.

Fuente: Consejo General de los Procuradores de los Tribunales de España.
Más información: http://www.cgpe.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pequeño o gran despacho, David o Goliat

Hemos sido emprendedores, valientes, arriesgados, innovamos en lo que hacemos y una vez que hemos puesto en marcha nuestro proyecto de negocio, empresa o despacho nos planteamos:
¿Hasta dónde queremos llegar?. ¿Queremos ser un gran o pequeño despacho?.
Centrándonos en las profesiones jurídicas, decir que cualquiera de las dos opciones son perfectamente satisfactorias, profesionalmente hablando. Todo dependerá de la ambición que tengamos a la hora de desarrollar nuestro despacho, de los sacrificios personales, familiares y temporales que estemos dispuestos a correr.
Cada una de las posibilidades tiene sus pros y sus contras que modestamente voy a intentar analizar. Como procurador, colaboro tanto con grandes como con pequeños bufetes y despachos de abogados y procuradores.
Los grandes bufetes o despachos, por lo general, tienen clientes de gran volumen de facturación y un status similar a ellos. Abarcan, gracias a su estructura organizativa un mayor territorio y consiguen un mayor volu…

Con la fotocopiadora a cuestas

Dictado Auto por el Juzgado de 1ª Instancia Nº 1 de Madrid, de fecha 26 de mayo de 2008; por el que se determina que se permite al Procurador que saque fotocopias, de las que no se le ha dado traslado, siempre y cuando lleve al Juzgado una fotocopiadora portátil. Eso sí el Juzgado facilita el acceso a la red eléctrica en la misma sede del Juzgado.

Ver Auto completo facilitado por el C.G.P.E.: http://www.cgpe.es/doc/boletin/boletin16/auto_b16.pdf